EL BAUTISMO EN AGUA

by

Dios ha entregado a su Iglesia dos ordenanzas: El Bautismo en Agua y la Santa Cena. Se les llama ordenanzas porque en las Escrituras existen mandamientos expresos para que los cristianos las practiquen.

El propósito de las ordenanzas es el de ofrecer símbolos materiales que ilustren verdades espirituales, con el fin de que el creyente las retenga permanentemente. Las ordenanzas no comunican por si misma  ninguna gracia especial; los elementos materiales que participan en ellas tienen un valor puramente simbólico. Los beneficios de las ordenanzas se reciben únicamente cuando el creyente cobra conciencia de su significado y la practica en el espíritu que las Escrituras señalan.

El bautismo es la ceremonia que expresa, simbólicamente:

a)      La muerte del creyente a su vida de pecado (Romanos 6:3, 6)

b)      Su sepultura al mundo (Romanos 6:4 Col. 2:12)

c)       Su resurrección a una nueva vida (Ro 6:4-5, 8-11)

El poseer conciencia de esta  verdad y su vivencia espiritual es lo que reviste al bautismo de su valor espiritual. Si no existe la experiencia de morir al pecado para resucitar a una nueva vida, la ceremonia se vuelve inválida para el que la practica.

El bautismo no es requisito para  salvación; pues esta depende únicamente de los meritos de Cristo. No obstante el bautismo es necesario para tener comunión real con Dios pues, es parte de la obediencia a las Escrituras.

Aunque el Valor del Bautismo se encuentra en la vivencia de su significado resulta importante; no obstante, el cuidar de las formas ceremoniales que las Escrituras señalan. La primera de ellas tiene que ver con respecto a su modalidad; es decir, la manera  en que debe ser hecho. Los relatos de la Escritura sugieren que el bautismo debe ser realizado por inmersión (Mt. 3:16 Jn. 3:23 Hch. 8:38), aparte de que solo de esta manera se cumple el simbolismo de “sepultados” al mundo. La  segunda es con respecto a la formula a emplear, que debe ser “En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mt. 28:19)

No existe un tiempo definido entre la conversión y el bautismo en agua. Sin embargo, las evidencias escriturales indican que el bautismo se realizaba tan pronto como fuera posible (Hch. 2:41, 8:35-38, 9:17-18, 10:47-48, 16:32-33) esta norma debe ser seguida por los cristianos actuales.

*Extraido del Manual de Doctrinas Basicas del Pastor Mario Vega

2 comentarios to “EL BAUTISMO EN AGUA”

  1. adan Says:

    gracias hnos. por contestarme Dios les bendiga. saludos jx desde san mateo CA. USE.

  2. Brian Gray Says:

    Aqui hay una pagina donde se encuentra citas de los cristianos de los primero y segundo siglos de las iglesias primitivas en cuanto el buatismo… http://www.laiglesiaprimitiva.com/bautismo.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: